Protocolo de Seguridad Sanitaria Laboral para el retorno al trabajo

Con fecha 1 de junio de 2021, se publicó la ley N°21.342, estableciendo obligaciones para los empleadores que, mientras esté vigente la alerta sanitaria decretada a causa del Nuevo Coronavirus COVID-19, tengan trabajadores prestando servicios de manera presencial.

Dichas obligaciones consisten en el establecimiento de protocolos de seguridad sanitaria y en la contratación de un seguro individual asociado al COVID-19.

La Ley obliga el empleador a implementar la modalidad de trabajo a distancia o teletrabajo, sin reducción de remuneraciones. Lo señalado sólo rige para aquellas actividades cuya naturaleza permita implementar dicha modalidad. Además, el trabajador debe otorgar su consentimiento.

Asimismo, concretar las modalidades antes dichas dentro de los 10 días siguientes a aquel en que el trabajador le notifique su condición. Si las funciones del trabajador son incompatibles con el trabajo a distancia, el empleador deberá destinarlo a funciones que no requieran atención al público o que eviten el contacto permanente con terceros.

El Protocolo

Los organismos administradores del Seguro Social contra Riesgos de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales deberán elaborar un protocolo tipo para sus empresas afiliadas y deberá contener como mínimo:

  • Testeo diario de la temperatura del personal, clientes y demás personas que ingresen al recinto de la empresa.
  • Testeo de contagio de acuerdo a las normas y procedimiento que determine la autoridad sanitaria.
  • Medidas de distanciamiento físico seguro.
  • Disponibilidad de agua y jabón de fácil acceso, y dispensadores de alcohol gel certificado.
  • Medidas de sanitización periódicas de las áreas de trabajo.
  • Medios de protección puestos a disposición de los trabajadores.
  • Definición y control de aforo.
  • Definición de turnos.
  • Otras medidas que disponga la autoridad sanitaria.

Las empresas deben considerar el valor de los insumos, equipos y condiciones de las medidas adoptadas, no podrá ser cobrado a los trabajadores bajo circunstancia alguna.

No podrán retomar o continuar la actividad laboral de carácter presencial, quienes no cuenten con un Protocolo de Seguridad Sanitaria Laboral, arriesgándose en caso contrario, a ser clausuradas por el Servicio Nacional de Salud.

Cuando el contagio por COVID-19 se deba a culpa del empleador o un tercero, la víctima y demás personas afectadas podrán reclamar contra ellos las indemnizaciones que procedan conforme a derecho común, incluso el daño moral. El incumplimiento de la obligación de implementar el Protocolo será agravante en caso de que se determine que el contagio se debió a culpa del empleador.

Durante la vigencia de la alerta sanitaria, los subsidios se devengarán desde el primer día de la correspondiente licencia médica, sin importar si es superior a 10 días o no.

Suscríbete a nuestro newsletter

Para conocer este y más contenidos de utilidad para tu negocio

    Share on linkedin
    LinkedIn
    Share on twitter
    Twitter
    Share on google
    Google+
    Share on facebook
    Facebook