¿Por qué es importante formalizar mi negocio?

Lo primero que se le viene a la mente a un emprendedor cuando le recomiendan formalizar su negocio “es voy a tener que pagar impuestos”; la verdad es que sí, es parte de las reglas del mercado; pero formalizar un emprendimiento es mucho más que pagar impuestos.

Formalizar un negocio es “nacer oficialmente al mundo comercial”, permitiéndote una relación formal y segura con proveedores y clientes. La constitución legal e inicio de actividad ante el Servicio de Impuestos (SII) son dos hitos importantísimos al momento de emprender.

Constituirnos como empresa, ya sea con firma ante notario e inscripción en el registro de comercio del Conservador, o en el sistema “empresa en un día” del Ministerio de Economía, nos permiten definir las reglas que regirán nuestro negocio documentando aspectos tan relevantes como:

  • ¿qué voy a hacer? estableciendo el objeto de mi sociedad
  • ¿cómo me voy a llamar? definiendo la razón social, nombre oficial y nombres de fantasía, nombre comercial.
  • ¿con quién lo voy a hacer? eligiendo establecerte sólo o con más socios
  • ¿qué tipo de sociedad voy a constituir? optando entre SpA, EIRL, Ltda, S.A.
  • ¿cómo puedo voy a proteger mi patrimonio personal? estableciendo un capital inicial y separando nuestro patrimonio personal del de la sociedad
  • ¿cómo me voy a administrar? definiendo una gerencia general, directorio, ambos, otra alternativa
  • ¿cómo le podré dar término a mi sociedad? estableciendo plazo para la renovación, condiciones de liquidación, entre otros

Al presentar virtualmente nuestra constitución en el SII e iniciar actividades, podemos comenzar a vender y comprar con factura y llevar una contabilidad que nos permitirá presentarnos al mundo comercial y financiero como empresarios responsables, merecedores de la confianza de instituciones financieras pudiendo abrir una cuenta corriente; de nuestros proveedores pudiendo crecer como socios estratégicos, recibiendo y utilizando las facturas de compra correctamente en las declaraciones de impuestos mensuales y anuales ; y lo más importante de nuestros clientes teniendo domicilio conocido y haciéndonos responsables de la calidad de nuestros productos y servicios.

¡Formalizar nuestro emprendimiento es a todas luces un buen negocio!

Suscríbete a nuestro newsletter

Para conocer este y más contenidos de utilidad para tu negocio

    Share on linkedin
    LinkedIn
    Share on twitter
    Twitter
    Share on google
    Google+
    Share on facebook
    Facebook