Mujeres emprendiendo ¿se debe ser soltera y sin compromiso para emprender?

¿Quién no ha escuchado la expresión “estoy casada con el trabajo”?

No son pocos los artículos que señalan que las sociedades son como los matrimonios y; por lo tanto, ni siquiera, la mitad sobrevive. Opinión y estadística desalentadora para quienes pretenden iniciarse en el emprendimiento de la mano de una socia y que; además, ella y/o la socia mantiene(n) una relación de pareja y como tal son conocedoras de los bemoles y vicisitudes de ésta.

Pero como somos mujeres y como tales, optimistas, decidimos que emprender no debería ser un desafío. Manejar el dinero, el estrés y el manejo de los gastos es parte del ADN femenino. Tenemos experiencia generacional: primero como observadoras pasivas del comportamiento de nuestras madres en el manejo del presupuesto; y ahora, como protagonistas del mismo, no hay nada que temer. Y como hemos aprendido mirando y; además viviendo la experiencia, debiéramos ser exitosas.

Vamos, adelante entonces.

Pero, como mujeres y las noches de desvelo no faltan, perfila otra preocupación que nos lleva a preguntarnos ¿será posible emprender con una socia y mantener alejado de esta sociedad a la pareja? Pasó la noche de desvelo, aparece la mañana y surge otra luz de alerta: ¿Cuánto se invierte en la empresa? Este tema no puede ocultarse. Es primordial discutirlo con quien se comparten de una u otra forma los bienes.

Y vienen más preguntas: ¿Qué pasará si tu partner no cumple con los estándares esperados?. Además de la decepción personal y de la tragedia que conlleva; es posible que escuches un zumbido en tu oído: “te lo dije, no me quisiste escuchar…”

No importa… sabrás cómo manejarlo.

Entonces, adelante… vamos.

Otro punto a considerar que podría remecer la barca hogareña es la definición de los roles de cada una de las socias y el tiempo dedicado al negocio. Asunto álgido para el movimiento familiar: vacaciones y trabajos considerados “fuera de horario”. Y así tantos otros.

¿Entonces qué …?

Tal vez se nos presenta un ambiente demasiado “dantesco”, y queramos tirar la toalla, pero todo dependerá de la disposición que tengamos frente a este escenario, más la ayuda y asesoría que con la que podamos contar. Por lo mismo, te dejamos algunos datos que te ayudarán en este nuevo desafío y preocuparte solamente de hacer crecer a tu negocio:

  • Gestiona tu RRHH: Ten al día contratos, anexos y finiquitos de acuerdo con la ley laboral vigente, liquidaciones de sueldo de tus trabajadores, entre otros.
  • Preocúpate de tu conciliación bancaria: Cuadra y registra periódicamente los ingresos y egresos de tu negocio para que tengas control sobre el efectivo que dispone tu empresa, y cuentes con información veraz, clara, y precisa.
  • Declarar ante el SII: Elabora y procesa los formularios mensuales y anuales, con el fin de que cumplas oportunamente con tus obligaciones tributarias.
  • Genera reportes financieros y proyecciones: lo que te ayudará a interpretar los indicadores financieros, y el crecimiento de tu empresa a corto y mediano plazo.
  • Busca apoyo para la toma de decisiones: Siempre sumará tener la asesoría de expertos que puedan involucrarse en el funcionamiento de tu negocio, que examinen tus áreas críticas, y propongan mejoras y planes de acción para Tu crecimiento.
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on google
Google+
Share on facebook
Facebook