¿Hacia dónde mueve el dragón su cola? ¿Seguirá siendo China la fábrica del mundo?

Por Camillo Collados | Socio Certus Consultores

Antes de la guerra comercial con EEUU y la pandemia que aún nos azota, parecía incuestionable el liderazgo comercial de China. Hoy surgen voces escépticas que no ven en China al principal productor de bienes en el mundo.

Nos preguntamos ¿dónde produciremos en las décadas que vienen? ¿quién abastecerá al mundo? Vietnam, India, Bangladesh, Indonesia… Naturalmente emerge la duda ¿tienen las condiciones para hacerlo?

Hagamos algo de historia…

En 1978 se lleva a cabo en China la denominada Gaige Kaifang (改革开放) o “Apertura y Reforma”, iniciada por Deng Xiaoping, abriendo China al mundo, con un experimento capitalista acotado geográficamente. El experimento es un éxito. Se replica en diversas provincias del territorio chino, se crean clusters por productos y el proceso productivo se vuelve cada vez más eficiente. Crece exponencialmente en pocos años la inversión en infraestructura, carreteras, puertos y; se construye, la red de trenes de alta velocidad más extensa del mundo, con más de 9.000 kilómetros. Todo esto facilita la llegada de los productos chinos a cualquier parte del orbe.

2094_GaigeKaifang1

China aumenta su PIB de USD150.000 millones en 1978 a USD14,38 billones en 2019, logrando posicionarse como la segunda potencia económica a nivel mundial. Como consecuencia de la apertura y el desarrollo, se produce el mayor éxodo de población desde el campo a la ciudad en la historia de la humanidad; surgiendo así, la potente clase media china. Dado el creciente poder adquisitivo de este segmento… ¡no sólo producen, compran!

Hoy…

Pasamos de un “made in China”, a un “delivered by China”, es decir, su experticia no solo consiste en producir sino en ofrecer una cadena de suministro eficiente.

No todos los países de la zona poseen una infraestructura lo suficientemente robusta para producir en tiempo y forma, cualquier producto. Por lo tanto, parece poco aconsejable diversificar la producción y mover las fábricas a otros lugares del continente asiático.

¿Le preocupa a China perder su lugar como la fábrica del mundo? Pareciera no importarle. Su jugada de Weiqi o Go, parece ser otra. China está replicando la antigua ruta de la seda con la iniciativa de “La Franja y la Ruta”, donde integra a diversos países del Asia Pacífico, incorporando estratégicamente a aquellos que, tradicionalmente, podrían ser considerados “sus competidores”.

Finalmente, la pregunta clave es otra ¿sobre qué eje girará la producción de bienes y una parte importante del consumo del mundo?; la respuesta, la imponente China.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on google
Google+
Share on facebook
Facebook